Adán Chávez La Rebelión Necesaria

Sentir Bolivariano del Profesor Adán Chávez: “La Rebelión Necesaria”

La Rebelión Necesaria

I

Iniciamos en este mes de julio, en tiempos que nos convocan a seguir reafirmando nuestros valores Patrios, y a recordar que la lucha por el sueño bolivariano de la integración y la independencia, está más vigente que nunca; un nuevo seriado, en el que abordaremos los acontecimientos que, como parte de nuestra historia contemporánea, tuvieron lugar durante el período comprendido entre el 4 de febrero de 1992 y el 11 de abril de 2002; abordaje a partir del cual continuar reconstruyendo el proceso de consolidación de lo que, sin duda alguna, es una de las principales fortalezas de la Revolución Bolivariana: la unión cívico-militar.

Ello, por supuesto, a partir del análisis previo que hemos venido realizando sobre su génesis, lo cual nos sitúa en los últimos meses de 1991, caracterizados por una profusa actividad del MBR-200, bajo el liderazgo del Comandante Hugo Chávez, en materia de captación de oficiales, contacto permanente con organizaciones de la izquierda y, por parte del “ala civil” del Movimiento, la realización de trabajo político-cultural en comunidades, universidades y otras instancias donde hacían vida lideresas y líderes que tenían arraigo popular y no militaban en los partidos políticos tradicionales; así como en la continuidad de las reuniones de debate y planificación estratégica del Proyecto Nacional “Simón Bolívar”, en las que se dieron los toques finales al documento denominado “Gobierno de Salvación Nacional: Líneas Generales para su Construcción”; que puede decirse, era una síntesis del Árbol de las 3 Raíces.

II

En ese momento estábamos ya, como lo expresara el propio Chávez, en un “punto de inflexión histórico”, en el que las condiciones objetivas y subjetivas habían madurado lo suficiente para llevar a cabo la insurrección cívico-militar que permitiría impulsar las grandes transformaciones que requería el país.

En diciembre de 1991, nuestro Comandante Eterno nos decía: “no se puede esperar demasiado; o es ahora o pasarán otros cien años para que se pueda organizar un movimiento parecido y se presenten condiciones similares”.

De ello, debatimos bastante Hugo y yo en Barinas, aprovechando que él pudo estar con la familia para el fin de año. Ambos estuvimos de acuerdo en que el desarrollo de los mismos acontecimientos que tenían lugar entonces, nos permitiría decidir el momento propicio para la acción; y en que, en todo caso, la insurrección no debía tener lugar más allá del primer semestre de 1992.

Así, el 03 de enero de ese año nos despedimos con un gran abrazo, lleno de esperanzas, compromisos y, al mismo tiempo, de grandes incertidumbres. El quedó en avisarme, empleando las claves establecidas, la fecha que se decidiera para actuar; lo cual finalmente no ocurrió, debido a que las circunstancias precipitaron la acción militar de aquel 4 de febrero.

III

El país no podía seguir en tal estado de deterioro moral, económico y social; las cosas tenían que cambiar. En las líneas generales del Proyecto Nacional “Simón Bolívar” habían sido definidos un conjunto de objetivos que estaban relacionados directamente con las consideradas necesidades elementales del ser humano, tanto en lo individual como en lo colectivo; y que trascendían el ámbito material, considerando aspectos de orden espiritual, político y cultural.

En lo social, nuestro proyecto enarboló desde un primer momento la bandera bolivariana de la suprema felicidad, contemplando, entre otros objetivos, lo relativo a la armonización del medio ambiente para la vida y el trabajo, la justa distribución del ingreso, la masificación deportiva, el establecimiento de medios de recreación, y la garantía de la aplicación adecuada y oportuna de la justicia; mientras que como parte de los objetivos culturales se incorporaron aspectos relacionados con el rescate de la identidad nacional, la educación y la instrucción, y la generación de oportunidades para la creatividad y la invención artística y científica.

Asimismo, y como parte de los propósitos políticos definidos por el Movimiento Bolivariano, se resaltan elementos como la defensa de la soberanía e independencia nacional, y los esfuerzos por realizar para que nuestro país desempeñara un rol más activo en el escenario internacional, con énfasis en Nuestra América Latinocaribeña; así como la participación del Pueblo en la toma de decisiones, la ampliación de las libertades políticas y el impulso de una auténtica democracia.

Por otro lado, y para dar inicio a la revolución, una vez triunfara la rebelión cívico-militar, se habían redactado un conjunto de decretos de aplicación inmediata, entre los cuales se contemplaba la designación de un Consejo General Nacional, integrado por civiles y militares, que tendría entre sus funciones poner en marcha un programa de gobierno de emergencia, convocar elecciones para una Asamblea Constituyente, que desde el comienzo fue idea fundamental de nuestro proyecto bolivariano; y echar las bases para un proceso de profunda transformación nacional, tanto en el orden jurídico-político, como en lo económico-social.

Bajo estos preceptos, prácticamente a contracorriente de las tesis neoliberales que imperaban en el mundo, sobre todo por la caída de la Unión Soviética; el MBR-200 decidió, por la coyuntura del momento, desatar la acción insurgente la madrugada del 4 de febrero de 1992.

 

​Nuevo Triunfo de la Política Exterior Bolivariana -Adán Chávez

Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@adancoromoto

Nuevo Triunfo de la Política Exterior Bolivariana

Las venezolanas y los venezolanos somos hoy protagonistas de un hecho histórico crucial, que denota el avance alcanzado por los Pueblos en la construcción de ese mundo multicéntrico y pluripolar, posible y necesario, en el que tanto insistió el Comandante Hugo Chávez, con la palabra y con la acción.

Como sabemos, desde que el líder histórico de la Revolución Bolivariana asumió la Presidencia de la República por vez primera, por mandato de la mayoría del Pueblo venezolano; puso en marchacomo uno de los objetivos estratégicos de su Plan de Gobierno, una política internacional de nuevo tipo, autónoma y fundamentada en los principios de la unidad continental y mundial entre los Pueblos, en la cooperación y la solidaridad entre éstos en la lucha por su emancipación, en la no intervención en los asuntos internos de otros países y en el respeto a la sagrada soberanía nacional; principios estos que quedaron plasmados tanto en la Constitución Bolivariana como en el Plan de la Patria, que forman parte fundamental del legado de nuestro Comandante Eterno.

​​II

Chávez, a diferencia de la subordinación de los gobiernos precedentes a los designios del norte, inmediatamente abrió el abanico, fortaleciendo los lazos de amistad y cooperación con los países de Nuestra América Latinocaribeña, y con otros Pueblos hermanos; priorizando la cooperación Sur-Sur.

Ello, supuso el establecimiento de importantísimos convenios de cooperación con China, Rusia, Bielorusia, Turquía, Argelia, Irán, Sudáfrica y Cuba, entre otros países; convenios que expresan la configuración del mundo nuevoantes referido, contrapuesto a los intentoshegemónicos del imperio norteamericano y sus aliados.

Venezuela se unió, entonces, a los esfuerzos de largo aliento por concretar ese mundo soñado por la mayoría de los Pueblos, que haría posible en palabras del padre cantor Alí Primera, “más humana la humanidad”; un camino que no está excento de obstáculos, ya que es permanentemente torpedeado por las oligarquías globales, bajo la dirección del establishment norteamericano.

La materialización de estos convenios es, además, la demostración de que Venezuela no está sola, algo que ha quedado claro ante los reiterados esfuerzos del imperialismo, cada vez con mayor saña, por tratar de frenar nuestra Revolución Chavista y Bolivariana; momentos en los que el país ha recibido incontables e inquebrantables muestras de solidaridad y apoyo por parte de diferentes Pueblos y gobiernos del planeta.

​​III

En la actual coyuntura que atraviesa la humanidad, en la que el imperialismo agudiza elferreo bloqueo económico, financiero y comercialimpuesto al Pueblo venezolano, que impacta negativamente en su cotidianidad y, de manera particular, en el funcionamiento de la industria petrolera nacional; resulta invalorable el apoyo que nos brinda el gobierno iraní, que hoy se expresa en la llegada de aproximadamente 127 millones de litros de gasolina, diferentes catalizadores e insumos para la refinación en el país, y algunos repuestos para el mantenimiento de nuestras refinerías; una acción valiente, legítima y soberana que tiene lugar a pesar de las amenazas imperiales.

De manera que, con la llegada de estos cinco buques iraníes, no solamente se derrotan, una vez más, las pretensiones hegemónicas del decadente imperio yanqui; sino que además estamos en presencia de un hito trascendentalen nuestra historia contemporánea, como el 4F de 1992 y el 13 de abril de 2002; un hecho que quedará sembrado en el imaginario de las venezolanas y los venezolanas y, en general, de los Pueblos del mundo que luchamos por nuestra emancipación.

El quiebre histórico que se da entre el antes y el después de la llegada de los buques iraníes a costas venezolanas, ejemplifica los nuevos tiempos que estamos viviendo, los cuales demandan que nuestros Pueblos, dispuestos a defender su soberanía e independencia, fortalezcan sus lazos de cooperación y solidaridad para beneficio de la humanidad, y de la seguridad y la paz global; un esfuerzo que,como lo señalara el Comandante Chávez al referirse al IV Objetivo Histórico del Plan de la Patria, “…nos lleva a seguir contribuyendo en la conformación de un mundo multicéntrico y pluripolar, para echar abajo definitivamente el proyecto unipolar del imperialismo, que pretende acabar con este planeta. Necesitamos el equilibrio del universo para decirlo con Bolívar, … y para ello es muy importante que … Venezuela siga … jugando el papel en la nueva geopolítica internacional en la que hemos contribuido en algo …, es el mundo policéntrico y pluripolar el que nosotros … tenemos que continuar contribuyendo a formar”.

Génesis de la Unión Cívico-Militar (3era Parte) ADÁN CHÁVEZ

Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@adancoromoto

 

Génesis de la Unión Cívico-Militar (3era Parte)

I

La agresión mercenaria y terrorista contra nuestra Patria de inicios del presente mes, derrotada por el Pueblo venezolano en unión cívico-militar; nos convoca a seguir profundizando en este aspecto fundamental del legado del Comandante Hugo Chávez, líder histórico de la Revolución Bolivariana, dando continuidad a las reflexiones que en artículos anteriores hemos venido realizando, las cuales nos han llevado al nacimiento en 1982 del Ejército Bolivariano Revolucionario (EBR), que más tarde comenzó a llamarse Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200).

Unos años después, en 1985, el entonces Capitán Chávez es transferido al Escuadrón de Caballería Motorizada “Francisco Farfán”, en la población apureña de Elorza; siendo considerada esta una responsabilidad importante, dada la ubicación estratégica de esta unidad militar: la frontera con Colombia.

Hugo Rafael llega a ese Pueblo llanero, sintiendo que el parto histórico que se venía gestando no podría ser detenido por nada ni nadie. El MBR-200 estaba vivo y era ya la expresión más pura de los sueños libertarios de quienes militábamos en el Movimiento. De allí que, le confiese a Ramonet que en Elorza vivió una de las épocas más felices de su vida, de grandes realizaciones, “en lo militar, en lo social y en lo político. Elorza se convirtió en una especie de laboratorio sociológico donde empecé a experimentar en vivo nuestras tesis con respecto a la relación Fuerza Armada-Pueblo, lo que nunca antes había hecho”.

En aquel Pueblo fronterizo, abandonado por los gobiernos puntofijistas, como la mayoría de los territorios del interior del país, Chávez se convirtió, además del líder militar de la zona, en un dirigente social, manteniendo contacto directo y permanente con estudiantes, indígenas, deportistas, cultoras y cultores, profesoras y profesores. Además, logró integrar a sus soldados al quehacer comunitario, organizando equipos deportivos, a las pescadoras y los pescadores para que aprendieran a defender sus derechos, y a las campesinas y los campesinos para hacer frente al terrible latifundio que existía en el lugar. También, se metió a fondo a trabajar con las comunidades indígenas, respetando y apreciando sus costumbres y cultura, viviendo con ellos su realidad, su drama. Todo ello, al tiempo que indagaba sobre Maisanta, cuyo recuerdo y ejemplo seguían vivos en la memoria de la sabana.

Fue tanta su compenetración con la gente de ese Pueblo, que durante dos años consecutivos, 1986 y 1987, Hugo fue designado presidente de las fiestas de Elorza; fiestas que, como se sabe, constituyen un referente de la cultura nacional, y cuyo realce, justo es reconocerlo, tienen mucho que ver con la gestión de Chávez y su empeño por hacer de las fiestas un escenario para la organización y participación popular.

Recuerdo que en esos años un pequeño grupo de bolivarianas y bolivarianos que laborábamos en la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales “Ezequiel Zamora” (Unellez), en Barinas, logramos que las autoridades universitarias del momento nos apoyaran para llevar a esas fiestas, como parte de la nueva programación organizada por Chávez, las manifestaciones culturales que hacían vida en esa casa de estudio: danzas,teatro, títeres y un grupo de música llanera. También, ya es conocida nuestra pasión por la pelota, viajó a Elorza el equipo de sofbol de los profesores de la Unellez. Chávez limpió un terreno baldío y construyó un “estadio sabanero”, donde jugamos contra la novena que él organizó, integrada por soldados y algunos habitantes de Elorza y San Fernando; que tenía como managerpara esos intercambios, nada más y nada menos, que al gran pelotero venezolano Pompeyo Davalillo, quien había sido entrenador de Hugo en la Academia Militar. Realmente aquel Pueblo, con sus fiestas, se integró como nunca, organizándose como nadie había siquiera pensado antes. Elorza cambió para siempre desde aquellos años de la estancia de Chávez en esas queridas tierras; y podemos asegurar, que la mayoría de sus hijas e hijos se mantienenhoy fieles al legado del Comandante Eterno.

II

Antes del traslado de Chávez a Elorza, entre los años 1983 y 1984, el Movimiento Bolivariano había venido expandiéndose y fortaleciéndose, gracias a la incorporación de nuevos oficiales jóvenes y al desarrollo de intensas jornadas de estudio y formación política; tareas dirigidas personalmente por el Capitán Chávez Frías, lo que permitió que su liderazgo se consolidara rápidamente. Una de sus insistencias permanentes en esa época, como lo fue siempre, era la importancia de terminar de definir nuestra plataforma ideológica. Como él mismo lo dijo a Ramonet, “…yo siempre insistí en la importancia del tema ideológico, …en el tema ideológico del bolivarianismo. Y sobre esa base, …decidí crear el Movimiento que nace en 1982, en el Samán de Güere…”.

Esta ideología se resume, contrario a lo que algunos todavía plantean, en el Árbol de las Tres Raíces -a las que hoy se suma la raíz integradora del pensamiento del líder histórico de la Revolución Bolivariana-; constructo que surge del estudio profundo del pensamiento bolivariano. Leimos…varios libros fundamentales: Introducción a Simón Bolívar, de Miguel Acosta Saignes; Bolívar, de Indalecio Liévano Aguirre; Bolívar de Carne y Hueso, de Francisco Herrera Luque; Bolívar, Pensamiento Precursor del Antiimperialismo, de Francisco Pividal; y El Culto a Bolívar, de Germán Carrera Damas; entre otros. Se nos apareció, con toda claridad, el estadista, el visionario de la integración latinoamericana…Tratamos de definir y precisar una ideología bolivariana porque, para nosotros, en aquella situación, constituía la herramienta teórica perfecta: ningún militar la podía rechazar, tenía sustento histórico y contenía todos los elementos revolucionarios que necesitabamos para movilizar a los oficiales descontentos”; señaló nuestro Comandante Eterno.

Igualmente, profundizamos mucho acerca del pensamiento de Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora, sobre lo cual debatíamos cada vez que podíamos reunirnos. Como lo explicó Chávez en su momento, el propósito fue “ensamblar las principales ideas de cada uno de ellos –Bolívar, Rodríguez y Zamora- para constituir un cuerpo de doctrina original, un pensamiento político revolucionario y, a la vez, profundamente venezolano;…de este modo conformamos el Árbol de las Tres Raíces como concepto ideológico fundamental, uno de los principales nutrientes de nuestro proyecto político”.

III

Cuando Chávez fue presidente de las fiestas de Elorza por segunda vez, ya ostentaba el grado de Mayor del Ejército venezolano, pues había ascendido en julio de 1986. En mayo de ese año, se realizó en San Cristóbal, estado Táchira, el 3er Congreso Nacional del MBR-200, de manera clandestina, por supuesto; donde conocí personalmente a varios oficiales que integraban el Movimiento, entre ellos al Comandante Arias Cárdenas. Además de los oficiales que fungían como miembros del Directorio de dicho Movimiento, fuimos invitados dos civiles de manera especial: Manuel, un profesor y viejo militante del Partido de la Revolución Venezolana (PRV), quien se había quedado con nosotros; y yo.

En esa reunión, debatimos acerca de la línea ideológica de las tres raíces y la estrategia para seguir sumando militares y civiles al Movimiento, incluyendo la incorporación y participación de organizaciones populares; entre otros aspectos. De allí salimos sintiendo que teníanos una organización lista para terminar de preparar la insurrección cívico-militar orientada a liberar a la Patria de la ignominia de la IV República.

Página 4 de 4

Adán Chávez ¡Un Mundo Mejor es Posible y Necesario!


Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@adancoromoto

¡Un Mundo Mejor es Posible y Necesario!

I

Llega el mes de mayo, y con él nuestro saludo combativo a la clase obrera de la Patria y el mundo, que el pasado viernes celebró el Día Internacional de las Trabajadoras y los Trabajadores, aunque en unas condiciones atípicas, impuestas por la batallaque hoy libra la humanidad contra la terrible pandemia del Covid-19; una realidad que todo parece indicar seguirá haciéndose presente entre nosotros por un tiempo más, y que ha golpeado con particular saña a los países cuyos gobiernos han asumido la prédica capitalista.

Como se sigue mostrando, es ese un modelo excluyente, injusto y decadente, que ha dejado al descubierto su incapacidad para afrontar la actual coyuntura mundial. Así ocurre en Estados Unidos, donde el sueño americano demostró ser una quimera; y, también, en Europa, donde la “mano invisible del mercado” desmanteló el denominado Estado de bienestar, considerado insostenible por las elites gobernantes de ese continente, bajo una lógica neoliberal que abrió paso a una “austera” política social, caracterizada por una disminución drástica del porcentaje del presupuesto destinado a la protección de esos Pueblos y la privatización de los servicios públicos, incluyendo los sistemas sanitarios; una consecuencia que hoy padecen las europeas y los europeos, que tienen que acudir a servicios de salud desbordados por la realidad de la pandemia.

II

Todo lo contrario ocurre en Venezuela, donde el Gobierno Bolivariano, bajo el liderazgo del compañero Presidente Nicolás Maduro, consolida el Sistema de Protección Social, el de las Misiones y Grandes Misiones Socialistas, legado por el Comandante Hugo Chávez, líder histórico de la Revolución Bolivariana; un modelo que ha comprobado su efectividad, y que pone su acento en la gente, en salvaguardar su vida, por encima de la rentabilidad y los cálculos de los efectos económicos; así como en la solidaridad, la cooperación y la integración como herramientas para combatir el Covid-19. Todo ello, a pesar de las limitaciones que supone para el país el criminal bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por el imperialismo norteamericano.

Nuestro modelo, el socialista, que tiene además en países como China y Cuba referentes destacados, ha demostrado su valía y no dudamos saldrá fortalecido de la coyuntura que hoy vivimos; abriendo paso, pese a que no faltan quienes se resisten, a los cambios que hagan, al decir del padre cantor Alí Primera, más humana la humanidad. Suerte distinta les espera a los países que han asumido la lógica de la barbarie capitalista, cuyos gobiernos saldrán debilitados, dada su gran incompetencia para hacer frente a la crítica situación actual, por mucha fuerza económica y militar que tengan.

III

El impulso de dichos cambios no es, sin embargo, una tarea fácil; por lo que debemos, tal como lo expresara el Comandante Chávez durante su intervención en la XV Conferencia Internacional de la Organización de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, celebrada en el año 2009 en Copenhague-Dinamarca; batallar sin descanso en aras de avanzar en este cometido, apelando a nuestra estirpe guerrera.

Señaló entonces nuestro Comandante Eterno: “…no esperemos de brazos cruzados la muerte de la humanidad. La historia nos llama a la unión y a la lucha. Si el capitalismo se resiste, nosotros estamos obligados a dar la batalla contra el capitalismo y abrir los caminos de la salvación de la especie humana, nos toca a nosotros, levantando las banderas…de la igualdad, del amor, de la justicia, del humanismo, del verdadero y más profundo humanismo. Si no lo hiciéramos, la más maravillosa creación del universo: el ser humano, desaparecerá…”.

Vencer la barbarie capitalista amerita, entonces, del concurso de todas y todos, de la movilización permanente de las organizaciones políticas, sociales y de la clase obrera, que está llamada a desempeñar, junto a otras fuerzas progresistas del planeta, un rol protagónico en la actual coyunturageopolítica, signada además de la lucha por superarel Covid-19, por la brutal arremetida imperial contra la soberanía e independencia de los Pueblos.

La construcción de ese mundo mejor dependerá de cuanto seamos capaces de hacer desde ahora para que este planeta sea un lugar más justo, seguro y decente; de nuestra consciencia respecto a la importancia de esta batalla por salvar la especie humana. Ese mundo, que no solo es posible sino necesario, debemos lograrlo para asegurar la mayor suma de felicidad posible sobre la tierra. Luchemos por él!!

Adán Chávez/Génesis de la /Unión Cívico-Militar (2da Parte)

Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@adancoromoto

 

20:08:30I

Llega el mes de abril, y con él la conmemoración de la heroica victoria del Pueblo venezolano sobre el golpismo en el año 2002, en unión cívico-militar; una unión forjada por el líder histórico de la Revolución Bolivariana desde la génesis misma del proyecto de amplias transformaciones que tiene lugar en el país a partir del año 1999, y sobre la cual seguiremos reflexionando, retomando la secuencia cronológica que iniciamos en semanas anteriores.

En julio de 1978 Hugo Chávez es ascendido a Teniente en el Batallón de Blindados “Bravos de Apure”, ubicado en Maracay, estado Aragua; donde le asignaron el comando de dos pelotones de tanques AMX-30. Hacía pocos meses que había establecido contacto con el PRV-Ruptura y asumido de forma más intensa y militante, su compromiso revolucionario. Se iniciaba entoncesasí una importantísima etapa para la forja del líder: la formación y madurez en lo militar, y la militancia teórico-práctica en el PRV; organización política en la que fue designado miembro del Comité Central.

En el segundo semestre de ese mismo año, entra también en contacto con Alfredo Maneiro, Secretario General de la Causa R. Los años 1978,1979 y 1980 fueron de intenso trabajo organizativo, en función de construir un auténtico movimiento de masas, con un fuerte anclaje en la clase obrera, el campesinado, y las y los estudiantes; siendo realizados grandes esfuerzos para lograr la unidad de los partidos de izquierda, comenzando por el PRV-Ruptura y la Causa R. Como se sabe, esto fue practicamente imposible de lograr, por las divisiones, el grupalismo, el reformismo y las traiciones, entre otros factores. Es por ello que, la rebelión del 4-F de 1992 fue fundamentalmente una insurgencia de caráctermilitar.

A pesar de ello, el Teniente Chávez continuó su formación. Además de las reuniones con Douglas Bravo y Alfredo Maneiro, pinta, escribe, investiga sobre Maisanta, sigue estudiando a Bolívar, Rodríguez y Zamora; y, también, a Marx, Lenin, Gramsci, y otras autoras y autores marxistas europeos; así como a Mariátegui y Mao Tse-Tung.

Dice Chávez que en esos años siente, “…como un conjunto de disparadores, en lo espiritual, en lo ideológico, en lo político. Aunque siguen siendo años de estudio y de reflexióncomienzo en serio a preparar informes políticos y ponencias sobre temas militares para las reuniones con Douglas Bravo y el comando del PRV-Ruptura.Ya era el movimiento cívico-militar, aún no era el MBR-200…En esos años escribí ´El Brazalete Tricolor´ y otros cuentos y ensayos…Era una capacitación permanente. Y comienzo a buscar oficiales, porque yo solo no iba a hacer una rebelión…”.

Y a fue. Chávez acentúa su relacionamientocon diferentes unidades del Ejército, y con la Escuela de la Aviación, en la misma ciudad de Maracay; un intenso trabajo de varios años, parala captación de oficiales y cadetes.

II

En marzo de 1981, es cambiado para la Academia Militar de Venezuela (AMV), volviendonuevamente a la Casa de los Sueños Azules; una decisión de gran significación para Chávez, para el trabajo que estaba realizando en función de la organización del movimiento; aunque ello implicaba también alejarse del grupo que se había fortalecido en Maracay. Sobre ese traslado, Chávez le dice a Ramonet: “…hay ocasiones en que pareciera que todo conspira para ayudarme, como si hubiera un plan oculto…Llego a la Academia…ya de Teniente con dos años de antigüedad…vengo ´cuajado´…En lo político yo había dado pasos importantes en la fragua…Todo marchaba viento en popa, y con esa brisa a favor llego a aquel patio otra vez, el Patio de Honor, el Código de Honor…Lo ví clarito: aquí está ´el nido de las aguilas´…A partir de ahí, me resultó evidente que la Academía tenía que ser el nido…la cuna de la Revolución. Nuestro movimiento cayó allí en tierra fértil…Me nombraron Comandante de un pelotón de cadetes hasta julio de 1981…”.

Entonces, conscientemente comienza un trabajo político con los cadetes; empezando el movimiento ha adoptar una estructura orgánica desde la Academia, que hasta ese momento no tenía. También, aprovechando su estadía en Caracas, Chávez acentúa las reuniones con los dirigentes del PRV-Ruptura y la Causa R; y, al mismo tiempo, con estudiantes universitarios, lideresas y líderes obreros en algunos barrios caraqueños. Toma forma el movimiento cívico-militar que pronto pasaría a ser el MBR-200.

En julio de 1982, Chávez asciende al grado de Capitán, como el número 5 de su promoción. Desde que llegó a la Academia, se desempeñaba como instructor de táctica, de juegos de guerra; pero también de historia y de liderazgo. En agosto de ese mismo año, lo envían de nuevo a Maracay, al Batallón de Infantería Paracaidista “Coronel Antonio Nicolás Briceño”, el mismo con el que se alzó el 4-F de 1992. Allí, continúa fortaleciéndose el movimiento, sobre todo en el ámbito militar.

Al mismo tiempo, se produce un alejamiento de Douglas Bravo y, por tanto, del PRV; un partido que venía confrontando profundascontradicciones internas, que se reflejaban por supuesto en la relación con Chávez. De manera que, se produce una división en esa época y decidimos separarnos definitivamente de esa militancia política. Un pequeño grupo, donde estaba el querido compañero Alí Rodríguez Araque, formó “Tendencia Revolucionaria”, quefinalmente se fusionó con la Causa R; mientras que Douglas organizó “Tercer Camino”, que terminó disolviéndose completamente. Así desaparece, lamentablemente, el PRV; un partido que dio aportes importantes, en su momento, a la lucha por la libertad y soberaníade la Patria.

Algunos de los jóvenes militantes de ese partido, conscientes ya de las fuertes desviaciones internas, decidimos acompañar a Chávez y la estructura de lo que luego sería el MBR-200. En lo personal, me correspondió realizar trabajo político-cultural en Barinas y sus alrededores, ya que para ese tiempo era profesor de la Unellez; trabajo que llevaba a cabo de manera clandestina con otros compañeros de la región.

III

Un momento clave en el proceso de fortalecimiento del movimiento cívico-militar, es el 17 de diciembre de 1982, “…quizás el acontecimiento de mayor relevancia en los meses pasados en los paracaidistas…”, según expresara el propio líder histórico de la Revolución Bolivariana. El jefe inmediato del entonces Capitán Hugo Chávez, el Coronel Manrique, le encomendó que diera unas palabras ese día, en un acto organizado con motivo del 152 aniversario de la desaparición física del Padre Libertador Simón Bolívar. Allí, se presenta un altercado con el Mayor Flores, quien fungía como maestro de ceremonia, porque éste le solicitó el discurso escrito al líder bolivariano, quien le manifestó que él hablaba sin notas, que no escribía sus intervenciones. El Mayor, aunquemolesto, tuvo que permitir que Chávez diera sus palabras, porque todo el personal esperaba en formación. Y comienza Chávez con la cita de José Martí: “así está Bolívar en el cielo de América, vigilante y ceñudo, sentado aún en la roca de crear, con el inca al lado y un haz de banderas a los pies; así esta él, calzadas aún las botas de campaña, porque lo que él no dejóhecho, sin hacer está hasta hoy; porque Bolívar tiene que hacer en América todavía”.

Seguidamente se pregunta Chávez en aquella intervención: “¿Cómo no va a tener que hacer Bolívar en América todavía, cuando tenemos un Continente poblado de miseria?”, cuidando mucho de no referirse, como le dice a Ramonet: “…a lo interno, al gobierno venezolano…globalizando la unidad de América Latina…Ya poseía mi artillería intelectual propia, tenía mis conceptos personales…”.

Cuando terminó su discurso, el ambiente era muy tenso. El Coronel llamó a todos los oficiales. A su lado, el Mayor Flores, le dice a Chávez: “parecías un político”, a manera de insulto; pero antes que éste respondiera, Acosta Carlez le replicó: “Mi Mayor, ¿cómo que ´político´?. Lo que pasa es que somos capitanes de la promoción ´Simón Bolívar´, capitanes bolivarianos, y cuando hablamos como habló Chávez, ustedes se mean en los pantalones”. Evitando que la situación pasara a mayores, el Coronel da la voz de mando ¡atención fir!; y les dice: “miren señores, todo lo que el Capitán Chávez ha dicho, me lo había repetido anoche en mi despacho; y yo lo autoricé. Así que pido disciplina. Ha sido un discurso interesante; que cada quien reflexione sobre Bolívar y sobre este acto patriótico. Pueden retirarse”. Sin duda, un gesto de solidaridad de aquel Coronel de la vieja guardia.

Después del altercado, Acosta Carlez y Chávez deciden ir a trotar como una manera de calmar los ánimos, invitando a Jesús Urdaneta Hernández y a Raúl Baduel. Lo hicieron hasta el sector La Placera, en las instalaciones del Batallón de Infantería Paracaidista “Coronel Antonio Nicolás Briceño”; y, al retorno, se dirigieron al Monumento al Samán de Güere, donde realizaron el conocido juramento: “juro por el Dios de mis padres, juro por mi Patria, juro por mi honor, que no daré tranquilidad a mi alma ni descanso a mi brazo hasta no ver rotas las cadenas que oprimen a mi Pueblo por voluntad de los poderosos. Elección popular, tierras y hombres libres, horror a la oligarquía”.

A partir de ese día el trabajo de captación de oficiales, de organización, de formación, sedesarrolló con mayor intensidad. Ese diciembre de 1982 nace oficialmente el Ejército Bolivariano Revolucionario (EBR), que más tarde comenzó a llamarse Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200).

Página 1 de 4

Adán Chávez / Váyanse al Carajo, / Yanquis de Mierda!

Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@adancoromoto

 

¡Váyanse al Carajo, Yanquis de Mierda!

I

Hacemos un alto, por ahora, en las reflexiones que hemos venido realizando en artículos anteriores acerca de nuestra primera vida junto al Comandante Chávez, dada la necesidad de referirnos a la nueva arremetida del gobierno supremacista de Donald Trump contra el Pueblo de Venezuela y sus instituciones; una acción que se inscribe en los permanentes esfuerzos que realiza el decadente imperio norteamericano por tratar de dar al traste con el proyecto de amplias transformaciones que las venezolanas y los venezolanos hemos venido desarrollando desde el año 1999, cuando el líder histórico de la Revolución Bolivariana asumió por vez primera la Presidencia de la República.

Frente a esta prolongada y brutal arremetida, antes como ahora, el Gobierno y el Pueblo Bolivariano han mantenido una firme posición de defensa de la soberanía e independencia nacional, el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años, como lo expresara el Comandante Chávez en el Plan de la Patria; una posición que ha sido consecuente, además, cuando la estabilidad de otros países hermanos de Nuestra América Latinocaribeña, ha sido amenazada por quien insiste en vernos como su patio trasero.

II

Recordemos como el líder histórico de la Revolución Bolivariana anunció el 11 de septiembre del año 2008, en un acto de presentación y apoyo a las candidatas y los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) a la Gobernación y Alcaldías del estado Carabobo; que el Gobierno Bolivariano otorgaba un plazo de 72 horas al entonces embajador gringo en Venezuela, Patrick Duddy, para que abandonara nuestro país; ordenando, al mismo tiempo, el regreso inmediato a la Patria del compañero Bernardo Álvarez, quien se desempeñaba como Embajador ante Washington.

El Comandante Chávez adoptaba esta medida en solidaridad con el hermano Pueblo boliviano y el compañero Presidente Evo Morales, cuyo gobierno mantenía una dura disputa diplomática con el de Estados Unidos, por su intromisión en los asuntos internos de ese país, como suele ocurrir, en apoyo a los sectores de derecha arrodillados a los designios imperiales. Tanto La Paz como Washington habían expulsado a sus respectivos representantes diplomáticos.

Así, durante la intervención a la que acabamos de hacer mención, nuestro Comandante Eterno expresó: “Váyanse al carajo yanquis de mierda, que aquí hay un Pueblo digno…aquí estamos los hijos de Bolívar, los hijos de Guaicaipuro, los hijos de Tupac Amarú, y estamos resueltos a ser libres…Si viniera algún país, si viniera alguna agresión contra Venezuela, pues no habrá petróleo para el Pueblo ni para el gobierno de los Estados Unidos, nosotros, yanquis de mierda, sépanlo, estamos resueltos a ser libres, pase lo que pase y cuéstenos lo que nos cueste…”. Sin duda, un mandato del Comandante Chávez que sigue totalmente vigente.

III

Y es que el Comandante Chávez fue un vehemente defensor de la dignidad nacional y latinocaribeña, amenazada permanentemente por el enemigo histórico de nuestros Pueblos; aún en tiempos en los que la humanidad entera libra una batalla sin precedentes en los últimos años, en los que seguimos siendo objeto de la saña yanqui, caracterizada en este momento por la profundización de la guerra económica y las amenazas de invasión militar contra el país, y por la pretensión de aplicarle la “fórmula Noriega” al Presidente Maduro y otros dirigentes de la Revolución Bolivariana.

Ahora bien, es cierto que después del golpe de Estado del año 2002, contra el Gobierno Bolivariano dirigido por el Comandante-Presidente Hugo Chávez, la inmensa mayoría de las venezolanas y los venezolanos -fundamentalmente la clase trabajadora, las campesinas y los campesinos de la Patria-, fortaleció sus convicciones revolucionarias, defendiendo frente a cada arremetida del peligroso vecino del norte, el proyecto de transformaciones profundas propuesto por el líder histórico de la Revolución Bolivariana; hoy bajo la conducción del compañero Presidente Nicolás Maduro.

Por supuesto, ello no significa que se resolvieron los problemas propios de la lucha de clases presentes en la sociedad; y que el camino de allí en adelante haya sido llano y sin tropiezos. Sabemos que no ha sido así, y que nuestro Pueblo, con un alto grado de organización y consciencia, ha venido enfrentando diversos obstáculos, entre los cuales están las situaciones generadas en el país después del resultado de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015.

De allí que, ante un previsible escenario de continuidad de la agresión gringa, y a pesar de lo mucho que hemos avanzado hasta ahora; necesario es seguir fortaleciendo nuestra consciencia del deber social, a objeto de que no tengan cabida alguna las deserciones, las divisiones y los antivalores con los que las fuerzas contrarevolucionarias pretenden debilitar a ese Pueblo organizado y consciente; que seamos capaces de derrotar definitivamente el egoísmo, el individualismo y el reformismo; y de blindarnos frente a la brutal campaña antibolivariana desatada por las grandes corporaciones mediáticas mundiales.

Toca, además, fortalecer el rol del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y del Gran Polo Patriótico; y, de manera particular, de las y los dirigentes de la revolución, en la orientación y la formación debida del heroico y patriota Pueblo venezolano. El papel de la vanguardia revolucionaria, que orienta, dirige y aprende en la práctica conjunta; es clave.

En definitiva, resulta necesario aprovechar la coyuntura que estamos viviendo, ante la feroz arremetida del imperio, para continuar consolidando nuestro movimiento cívico-militar, cada vez más enraizado en el ideario bolivariano y chavista. Es el momento de actualizar permanentemente nuestro plan estratégico para cambiar la sociedad heredada, en lo teórico y en el programa de acción socialista; para que hierva con más fuerza la sangre rebelde en nuestras venas y consciencias. Apliquemos, con todo lo que signifique, las tres “R” al cuadrado que nos legó el Comandante Chávez; en cuya defensa de su legado siempre Venceremos.

 

Adán Chávez -Génesis de la / Unión Cívico-Militar

Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@Adan_Coromoto

 

Génesis de la Unión Cívico-Militar

I

Los recuerdos de nuestra primera vida al lado del Comandante Chávez siguen haciéndose presentes en estos días de marzo, en medio de la dura batalla que hoy libra el mundo; una batalla que hemos decidido afrontar las venezolanas y los venezolanos con responsabilidad, disciplina y consciencia del deber social, como permanentemente lo hizo el líder histórico de la Revolución Bolivariana, desde los primeros momentos en que comenzó a gestarse nuestro proyecto revolucionario.

Cuando en diciembre de 1981 Hugo me obsequió el libro País Portátil, en cuya guarda como bien es sabido expresó el compromiso de vida que habíamos asumido para siempre, ya tenía cuatro años de haber iniciado una de las etapas más importantes de su vida, de su formación como líder revolucionario; de haber comenzado a concretar el proyecto estratégico de liberación nacional como “un plan de insurrección cívico-militar-religioso”, que era la tesis fundamental del Partido de la Revolución Venezolana (PRV), que liderabaDouglas Bravo.

Esta tesis incluía en sus planteamientos los preceptos bolivarianos; y coincidía casi totalmente con lo que Hugo y otros oficiales jóvenes venían debatiendo desde hacía cierto tiempo. Por eso, cuando le propuse realizar el enlace con Douglas para trabajar juntos en la conformación de un movimiento cívico-militar que impulsara una revolución transformadora en el país, no fue difícil ponernos de acuerdo.

II

Los primeros días de diciembre de 1977, el entonces Sub-Teniente Chávez fue nombrado oficial de comunicaciones en el Batallón Blindado Bravos de Apure de Maracay, capital del estado Aragua;tras su paso como oficial por el Batallón de Cazadores Manuel Cedeño de Cumaná, en el estado Sucre, donde conformó con cuatro soldados el Ejército de Liberación del Pueblo Venezolano(ELPV), embrión del Ejército Bolivariano Revolucionario-200 (EBR-200).

Como él mismo lo manifestó, ya andaba con un huracán por dentro, pensando en que hacer para asumir con mayor rigor la senda libertaria. En esos días escribió en su diario de campaña: “Vietnam, uno y dos Vietnam en América Latina. ¡Bolívar, Che Guevara, vengan!! Regresen. Aquí puede ser…esta guerra es de años, hay que hacerlo aunque me cueste la vida, no importa, para eso nací, hasta cuando podré estar así… Me siento impotente, improductivo, debo prepararme para actuar”.

Y comenzó a actuar con más decisión, aunque no tenía aún objetivos muy claros. “Yo era un rebelde sin causa… Lo veo más como un gesto quijotesco de protesta contra una situación general de las cosas, del país”; le dice a Ramonet, un testimonio que está recogido en el libro Mi Primera Vida. Es en esos meses cuando decide definitivamente continuar la carrera militar y comenzar un proceso revolucionario desde dentro de la institucióncastrense, ya con la idea de conformar una alianza cívico-militar. Fue lo que se hizo, hasta que explotó la insurgencia del 4F de 1992: trabajar dentro del ejército, crear en él las células bolivarianas, profundizar la relación con organizaciones de izquierda; lo que dio origen definitivamente al Movimiento Bolivariano Revolucionario-200 (MBR-200), que nació formalmente con el juramento del Samán de Güere, en diciembre de 1982.

III

Ese diciembre de 1977, aprovechando las vacaciones de fin de año, nos encontramos en Barinas y una noche, conversando en uno de los sitios utilizados entonces para la subversión, el bar Noches de Hungría, Hugo insiste en su deseo de dejar el ejército. Aunque siempre analizábamosdiferentes temas de la coyuntura del país, y a pesar de que yo conocía de sus inquietudes políticas, por disciplina no le había contado antes todo sobre mi accionar político de aquellos tiempos. Ya tenía por lo menos dos años militando en el partido que dirigía Douglas Bravo, PRV-Ruptura; luego de mi militancia en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Una de las líneas estratégicas que discutíamos en esos días, era precisamente la necesidad de alcanzaruna articulación efectiva con militares patriotas para la construcción de un movimiento cívico-militar, que le diera verdaderas opciones de poder a una acción insurreccional, a partir de la cual emprender un proceso de transformación auténtica, que permitiera sacar a Venezuela del neocolonialismo en el que nos encontrábamos.

Eso fue lo que le plantee a Hugo esa noche. Me adelante a comentarle, faltando un poco a la disciplina partidista, la estrategia diseñada (todo aquello era clandestino, por razones obvias); ya que sentí era la única manera de hacerlo desistir de su empeño de dejar el ejército. Por supuesto, le encantó la idea, saliendo de allí con nuevos bríos y acordando que yo buscaría la manera de acelerar el proceso para él entrar en contacto con quien los jefes del PRV decidieran; manifestando su disposición de trabajar de manera conjunta para conformar un sólido movimiento cívico-militar.

Con la idea de que ahora si se podría, Hugo me planteó esa noche, lo que había estado pensando: iniciar una organización desde dentro de la Fuerza Armada, en un momento que señalaba era propicio, dado el descontento que existía en la joven oficialidad, por la corrupción generalizada, la pérdida de identidad nacional y, en general, por los malos gobiernos de aquellos años; para luego conectar esa organización militar con los partidos de izquierda y con la clase obrera progresista.

Al llegar a Mérida, donde residía por aquellos años, plantee la situación en el seno del partido; siendo decidido que si Hugo estaba de acuerdo, se reuniría directamente con Douglas Bravo. Así se hizo, y apartir de la decisión de quien terminaría convirtiéndose en el líder histórico de la Revolución Bolivariana, de continuar en el ejército venezolano, como se dijo antes, se inició una etapa que llevó a la posterior consolidación del MBR-200 en la Fuerza Armada, en conexión directa con la Dirección Nacional del PRV-Ruptura; una nueva etapa sin duda para el líder en formación, génesis de la unión cívico-militar que hoy constituye una de las mayores fortalezas de nuestro proceso revolucionario. Como el mismo lo confesó a Ramonet, comenzó una doble vida: una en el ejército y otra clandestina. “Diría que fue una de las mejores etapas de mi vida”, señaló al referirse a este período, sobre el cual seguiremos profundizando en próximos artículos.

Adán Chávez – Mamá Rosa Mía


 

Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@Adan_Coromoto

 

“Mamá Rosa Mía”                                    

Homenaje a las Mujeres Guerreras de la Patria

                                                                         I

En diciembre de 1981, el entonces Capitán Hugo Chávez llegó a la ciudad de Barinas para compartir las navidades con la familia y amigos más cercanos. Ese año fue diferente a los anteriores, ya que estábamos muy preocupados porque mamá Rosa se encontraba muy delicada de salud; los médicos no daban muchas esperanzas de vida. Sabíamos que no le quedaban muchos días en este plano terrenal, lo cual nos originaba una gran tristeza y el razonamiento lógico de prepararnos para lo inevitable. Con toda esa carga emotiva, es que Hugo escribe el mensaje-compromiso en la guarda del libro que nos regala, a Carmen y a mí, el día de nochebuena.

 

 

Allí, además de la referencia al “morral invisible”, reconoce con nostalgia que la querida mamá vieja está por marcharse de este mundo. Escribe Hugo ese diciembre: “Adán, llevamos a la espalda un morral invisible. Dentro de ese morral llevamos nuestro país portátil (porque el libro en cuestión es la novela de Adriano González León, que se llama precisamente País Portátil). Lo bueno de nuestro morral es que no tiene dimensiones. Comenzamos, tú y yo, a llenarlo de cosas hace muchos años. En él están nuestros sueños y nuestras ilusiones. Llevamos también la esperanza de nuestra gente. Allí va el amor de los seres queridos, el amor grandioso e inolvidable de mamá Rosa, que se nos está yendo de este mundo; en fin, el morral se va llenando. En el debemos llevar mucha fuerza y mucha voluntad de reserva para el largo y difícil camino que nos espera…”.

 

 

La dolorosa seguridad de que la adorada mamá Rosa se nos iba de esta vida terrenal y nada podíamos hacer para evitarlo, se sumaba a las preocupaciones que traían consigo las dificultades de todo tipo que enfrentaba la organización del MBR-200, como movimiento cívico-militar: divisiones, delaciones; y por tanto, algunos retrocesos. De manera que, seguros estábamos del largo y difícil camino que nos esperaba.

 

 

II

El 2 de enero de 1982, la abuela querida lanzó su último suspiro, pero quedaron para siempre grabadas en nuestra mente y en nuestro corazón sus enseñanzas y aquel patio llanero de la casa vieja de Sabaneta donde nos criamos Hugo y yo. Todavía llegan en tropel los olores de las frutas maduras, de las ciruelas, las naranjas, las piñas, las mandarinas y las cemerucas; del maíz tierno de las 20 o 30 matas que sembrábamos en una pequeña parte del patio según la época del año. También, el cantar de los turpiales, de los azulejos, del loro viejo que acompañaba a la abuela, desde la cocina de leña, en sus diarios quehaceres; y los ladridos del perro llamado Guardián.

 

 

El abrazo amoroso, la enseñanza temprana, el llamado de atención a tiempo, las clases de lectura y escritura antes de ingresar al primer grado; así como la relación solidaria con los vecinos y el compartir lo poco que se tenía con el más necesitado, fueron aprendizajes que quedaron en nosotros para siempre. Así como los extraídos de los cuentos nocturnos que a la luz de la lámpara de kerosen nos contaba mamá Rosa; casi todos con una moraleja, una enseñanza, cargados de contenidos históricos: dicen que Bolívar acampó con sus tropas en el Camoruco; por aquí pasó Zamora y varios muchachos del Pueblo se unieron a su revolución federal; Maisanta fue prefecto de este Pueblo, algunos dicen que fue un bandolero, yo creo que no fue así; nos decía.

 

 

III

Después de la siembra de la abuela, Hugo escribió un hermoso poema en su honor. Letras que si bien estaban dedicadas a la mamá vieja, bien recogen el compromiso que asumió con las mujeres de la Patria, plenamente reivindicadas por la Revolución Bolivariana. Dice Hugo: “Quizás un día mi vieja querida, dirija mis pasos hasta tu recinto, con los brazos en alto y como alborozo, colocar en tu tumba una gran corona de verdes laureles: sería mi victoria y sería tu victoria y la de tu Pueblo, y la de tu historia…”.

 

 

A pesar de la incertidumbre y el dolor de aquellos días, plasmaba también el optimismo del triunfo, por la seguridad del camino justo que seguía. Y fue así como, después del primer triunfo electoral, en diciembre de 1998, en la primera oportunidad que tuvo, lo acompañé a la tumba de mamá Rosa a colocarle aquella corona de verdes laureles y le dedicó su triunfo, que fue el del Pueblo, a la memoria de la querida abuela; un triunfo con el que comenzaron los cambios profundos en la Patria, que Hugo plasmó en forma poética y humilde al escribir: “…y entonces, por la Madre Vieja volverán las aguas del Río Boconó, como en otros tiempos tus campos regó; y por sus riberas se oirá el canto alegre de tu Cristofué y el suave trinar de tus azulejos y la clara risa de tu loro viejo; y entonces en tu casa vieja tus blancas palomas el vuelo alzarán y bajo el matapalo ladrará Guardián;  crecerá el almendro junto al naranjal. También el ciruelo junto al topochal, y los mandarinos junto a tu piñal, y enrojecerá el semeruco junto a tu rosal, y crecerá la paja bajo tu maizal, y entonces la sonrisa alegre de tu rostro ausente, llenará de luces este llano caliente; y un gran cabalgar saldrá de repente y vendrán los federales, con Zamora al frente, y las guerrillas de Maisanta, con toda su gente, y el catire Páez, con sus mil valientes…”.

 

 

Así como en la referencia al morral, en este poema deja entrever Hugo la posibilidad del fracaso, del “no lograr los objetivos planteados”, aunque sea “por ahora”. Porque él nunca fue pesimista, pero como buen estratega, analizaba todos los posibles escenarios. Recordamos que en diciembre de 1981 escribió: “…y si por desgracia, uno de los dos cae en el camino para no levantarse más, es obligación del otro acercarse, con rabia, a recoger el cuerpo caído y, junto al morral -sangriento o no- echarlo a la espalda, retomar fuerzas, y seguir avanzando por el camino largo…”. Esta es una máxima chavista de nuestra revolución: puede que algunas y algunos queden en el camino, pero los demás seguirán adelante, sin rendirse jamás, porque al final, “…el morral preñado parirá, de seguro, un país mejor…”.

 

 

A la abuela le dice, varios días después, en el poema antes referido: “…o quizás nunca, mi vieja, llegue tanta dicha por este lugar, y entonces, solamente entonces, al fin de mi vida yo vendría a buscarte, mamá Rosa mía, llegaría a tu tumba y la regaría con sudor y sangre, y hallaría consuelo en tu amor de madre, y te contaría de mi desengaño entre los mortales, y entonces tu abrirías tus brazos y me abrazarías cual tiempos de infante, y me arrullarías con tu tierno canto y me llevarías por otros lugares”.

 

 

Sin duda que Chávez cumplió, la dicha del Pueblo llegó. Por eso, le llevó a la abuela, como símbolo de victoria, su gran corona de verdes laureles. Y durante varios años dirigió las transformaciones necesarias para darle a nuestro Pueblo, simbolizado en el poema por mamá Rosa, “la mayor suma de felicidad posible”. Lamentablemente, se nos fue muy temprano al descanso eterno, aunque lo hizo sintiendo los amorosos brazos y el tierno arrullo de la mamá Rosa nuestra, del Pueblo venezolano decidido a defender su legado, de las guerreras mujeres venezolanas que ocupan hoy el espacio que tienen que ocupar, en el corazón, en el alma de la Patria nueva, de la Revolución Bolivariana.

 

¡Gloria eterna a la mujer venezolana, amorosa, solidaria, guerrera, hacedora de Patria!!

¡Hasta la Victoria Siempre!!

¡Venceremos!!

 

 

Radicalizar la Liberación Nacional Sentir Bolivariano ADÁN CHÁVEZ

Radicalizar la Liberación Nacional

 

Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@Adan_Coromoto

En el año 2012, el Comandante Chávez nos legó dos grandes faros para continuar nuestra construcción socialista: el Plan de la Patria y el Golpe de Timón. El primero, la continuidad de la línea programática de la revolución, bajo el mismo espíritu de los planes socialistas, pero con una visión más transformadora. El segundo, una crítica dirigida fundamentalmente a dar un nuevo impulso en la política del Gobierno Bolivariano, el qué hacer planteado dialécticamente, atendiendo tanto a la necesidad de llevar a cabo ese programa, como al momento histórico en curso. Ambas orientaciones indudablemente encierran un gran objetivo: profundizar la Revolución Bolivariana.

Es necesario hacer hincapié en este tema, cuando hemos decidido que el camino ineludible para la edificación definitiva de una Patria libre y soberana, capaz de entregar la mayor suma de felicidad a su población, es el socialismo, nuestro Socialismo Bolivariano. Y solamente lograremos ese propósito con la profundización del proceso de liberación nacional iniciado en febrero de 1999. Eso parte, como bien nos indica el Comandante Chávez, por cambiar la base productiva, por democratizar el poder económico, logrando la planificación de las relaciones productivas desde la autogestión colectiva. “Son elementos que ayudan a orientar el tránsito, y de eso estamos hablando hoy, sobre la economía y cómo ahora con el nuevo ciclo que se abre, debemos ser más eficientes en el tránsito, en la construcción del nuevo modelo político, económico, social, cultural, la revolución…”. Estas líneas, trazadas hace ocho años, siguen vigentes hoy, cuando el imperialismo incrementa la guerra económica contra nuestro Pueblo.

Radicalizar el proceso de liberación nacional, siguiendo el programa de la revolución contenido en el Plan de la Patria, y bajo la conducción política del compañero Presidente Nicolás Maduro; es tal vez la tarea de mayor importancia en la actual coyuntura del país. Las agresiones permanentes a nuestra economía, orquestadas desde Washington con el único fin de asfixiar a la población y crear condiciones para una intervención, hacen necesario acelerar cambios en la estructura productiva, superar definitivamente el modelo rentista y entregar el control de la industria nacional a las trabajadoras y los trabajadores para una mayor eficiencia en la producción.  

Hemos avanzado bastante en ese sentido. La implementación del Petro como medida para enfrentar el bloqueo comercial; así como la continuidad y fortalecimiento de las relaciones con China, Rusia y otros países en la construcción de la multipolaridad, han permitido frenar las pretensiones desestabilizadoras imperialistas.

Sin embargo, falta mucho por hacer todavía para conducir la revolución hacia su profundización. El Comandante Chávez describió este proceso como un largo camino, cargado de dificultades, de acechanzas y agresiones, de traiciones y guerras no convencionales. Para los propósitos planteados, para poder superar entonces esos obstáculos que el enemigo externo e interno pretende imponer constantemente, necesario es consolidar el Poder Popular como síntesis del todo, como esencia de la democracia bolivariana y como centro de todo el accionar político. Es decir, que el Pueblo tenga cada día mayor organización y consciencia, siendo capaz de revisar permanentemente la teoría y la práctica revolucionaria, para una mejor lectura de los errores cometidos, rectificar lo que sea necesario, y poder entonces conseguir las posibles soluciones y reimpulsar, léase radicalizar, nuestra construcción socialista.

No puede ser de otra manera, y así lo entendió el Comandante Eterno, quien en el preámbulo del Plan de la Patria escribió: “Para avanzar hacia el socialismo, necesitamos de un Poder Popular capaz de desarticular las tramas de la opresión, explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana; capaz de configurar una nueva socialidad donde la vida cotidiana, donde la fraternidad y solidaridad corran parejas con la emergencia permanente de nuevos modos de planificar y producir la vida material de nuestro Pueblo”.  

Por eso hoy, en perfecta unidad cívico-militar, en plena confrontación antiimperialista para defender las conquistas de estos años de dignidad revolucionaria, el gran reto, para avanzar decisivamente en profundizar nuestro proceso liberador, es consolidar el Poder Popular, único garante de las transformaciones necesarias en pos de ese gran sueño.

Grupo Lima GATINEAU: TRUDEAU NO AL Grupo LIMA

 

LLAMADO URGENTE A PROTESTAR ESTE 20 DE FEBRERO

¡EN CONTRA DEL “GRUPO DE LIMA”

El 20 de febrero, en Gatineau, Quebec, el gobierno de Trudeau será anfitrión de otra reunión del “Grupo de Lima” anti-Venezuela. 

 

Esta reunión tiene lugar justo después de la  visita a Ottawa de Juan Guaidó, el autoproclamado “presidente provisional” de Venezuela, donde fue recibido calurosamente por la Primer Ministro Justin Trudeau y el Ministro de Relaciones Exteriores, François-Philippe Champagne. 

 

El “Grupo de Lima” es el grupo de Trump de Estados de derecha pro-fascistas de América Latina, incluyendo entre otros al gobierno de Bolsonaro en Brasil, a los líderes del golpe de Estado en Bolivia y a la ultra-derecha del régimen de Iván Duque en Colombia. El Grupo de Lima ha venido coordinando la estrategia de cambio de régimen contra el Gobierno debidamente elegido de Venezuela, bajo la tutela de Washington. 

 

La guerra política, económica, mediática y militar contra Venezuela y su pueblo ha incluido: (1) La imposición de sanciones punitivas −un bloqueo eficaz− contra Venezuela en un intento por paralizar la economía nacional, causando indecibles sufrimientos y muerte de la población civil; (2) La campaña para aislar a Venezuela internacionalmente, el embargo de sus activos en el exterior, de embajadas y consulados en el exterior; (3) La organización y financiación de Guaidó y de la llamada “oposición” al interior del país, incluyendo su intento (fallido) de golpe de Estado del 30 de abril de 2019; y (4) Proferir amenazas apenas veladas de  agresión militar directa contra el Estado soberano de Venezuela. Todas estas acciones constituyen una violación flagrante del derecho internacional y de las Cartas de la ONU y la OEA.

 

El activo papel intervencionista de Canadá como aliado de Estados Unidos en esta campaña criminal contra la soberanía de Venezuela es escandaloso e inaceptable. Los mismos círculos dominantes en Canadá que están llevando a cabo esta agenda imperialista son igualmente responsables de las agresiones domésticas anti-democráticas, la imposición de una opresión colonial contra las protestas de la Primera Nación Wet’suwet’en y contra los derechos de los pueblos indígenas en otros lugares de Canadá, de los ataques a los maestros en Ontario y los  derechos sindicales en general, y de continuar su ofensiva austeridad pro-corporativa contra los  programas sociales y las condiciones de vida de la población en general. Con estos antecedentes −en casa y en el extranjero− Canadá no merece el escaño en el Consejo de Seguridad de la ONU que está buscando el gobierno de Trudeau.

 

Por estas razones, instamos a todos los grupos y comités de paz y solidaridad, así como a las organizaciones democráticas y progresistas de trabajadores, a movilizarse para protestar en todo el país el 20 de febrero para condenar la cumbre del Grupo de Lima y exigir al gobierno de Canadá que retire sus sanciones unilaterales e ilegales contra Venezuela, cese su apoyo al cambio de régimen y ¡se retire YA del grupo de Lima!

 

Los grupos locales de la región de la Capital, con el apoyo de Quebec y del Sur de Ontario, se están preparando para realizar una gran protesta ese día en Gatineau. Estamos instando igualmente a grupos y particulares interesados en organizar acciones locales −incluyendo protestas y plantones en las oficinas de la circunscripción Liberal de los Miembros del Parlamento− en solidaridad con la protesta de Gatineau del 20 de febrero. Les instamos a que en los próximos días puedan ser planeadas acciones en muchos centros de todo el país para exigir:

 

¡Grupo de Lima, fuera de Canadá! ¡Canadá, Fuera del Grupo de Lima!

¡Poner fin YA a las sanciones contra Venezuela!

¡Restablecer plenas relaciones diplomáticas con Venezuela!

¡No a la complicidad de Canadá con Washington en la campaña de cambio de régimen en Venezuela!

¡NO a la intervención en Venezuela!

 

Organizaciones que apoyan este llamado: Asociación de Vancouver de amistad Cuba-Canadá (Canadian Cuban Friendship Association-Vancouver), Congreso canadiense para la paz (Canadian Peace Congress), Coalición de Hamilton para detener la guerra (Hamilton Coalition to Stop the War, HCSW), Frente de Vancouver para la Defensa de los Pueblos – Hugo Chávez y Defendamos La Paz international- Ottawa/Gatineau.