Adán Chávez / Váyanse al Carajo, / Yanquis de Mierda!

Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@adancoromoto

 

¡Váyanse al Carajo, Yanquis de Mierda!

I

Hacemos un alto, por ahora, en las reflexiones que hemos venido realizando en artículos anteriores acerca de nuestra primera vida junto al Comandante Chávez, dada la necesidad de referirnos a la nueva arremetida del gobierno supremacista de Donald Trump contra el Pueblo de Venezuela y sus instituciones; una acción que se inscribe en los permanentes esfuerzos que realiza el decadente imperio norteamericano por tratar de dar al traste con el proyecto de amplias transformaciones que las venezolanas y los venezolanos hemos venido desarrollando desde el año 1999, cuando el líder histórico de la Revolución Bolivariana asumió por vez primera la Presidencia de la República.

Frente a esta prolongada y brutal arremetida, antes como ahora, el Gobierno y el Pueblo Bolivariano han mantenido una firme posición de defensa de la soberanía e independencia nacional, el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años, como lo expresara el Comandante Chávez en el Plan de la Patria; una posición que ha sido consecuente, además, cuando la estabilidad de otros países hermanos de Nuestra América Latinocaribeña, ha sido amenazada por quien insiste en vernos como su patio trasero.

II

Recordemos como el líder histórico de la Revolución Bolivariana anunció el 11 de septiembre del año 2008, en un acto de presentación y apoyo a las candidatas y los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) a la Gobernación y Alcaldías del estado Carabobo; que el Gobierno Bolivariano otorgaba un plazo de 72 horas al entonces embajador gringo en Venezuela, Patrick Duddy, para que abandonara nuestro país; ordenando, al mismo tiempo, el regreso inmediato a la Patria del compañero Bernardo Álvarez, quien se desempeñaba como Embajador ante Washington.

El Comandante Chávez adoptaba esta medida en solidaridad con el hermano Pueblo boliviano y el compañero Presidente Evo Morales, cuyo gobierno mantenía una dura disputa diplomática con el de Estados Unidos, por su intromisión en los asuntos internos de ese país, como suele ocurrir, en apoyo a los sectores de derecha arrodillados a los designios imperiales. Tanto La Paz como Washington habían expulsado a sus respectivos representantes diplomáticos.

Así, durante la intervención a la que acabamos de hacer mención, nuestro Comandante Eterno expresó: “Váyanse al carajo yanquis de mierda, que aquí hay un Pueblo digno…aquí estamos los hijos de Bolívar, los hijos de Guaicaipuro, los hijos de Tupac Amarú, y estamos resueltos a ser libres…Si viniera algún país, si viniera alguna agresión contra Venezuela, pues no habrá petróleo para el Pueblo ni para el gobierno de los Estados Unidos, nosotros, yanquis de mierda, sépanlo, estamos resueltos a ser libres, pase lo que pase y cuéstenos lo que nos cueste…”. Sin duda, un mandato del Comandante Chávez que sigue totalmente vigente.

III

Y es que el Comandante Chávez fue un vehemente defensor de la dignidad nacional y latinocaribeña, amenazada permanentemente por el enemigo histórico de nuestros Pueblos; aún en tiempos en los que la humanidad entera libra una batalla sin precedentes en los últimos años, en los que seguimos siendo objeto de la saña yanqui, caracterizada en este momento por la profundización de la guerra económica y las amenazas de invasión militar contra el país, y por la pretensión de aplicarle la “fórmula Noriega” al Presidente Maduro y otros dirigentes de la Revolución Bolivariana.

Ahora bien, es cierto que después del golpe de Estado del año 2002, contra el Gobierno Bolivariano dirigido por el Comandante-Presidente Hugo Chávez, la inmensa mayoría de las venezolanas y los venezolanos -fundamentalmente la clase trabajadora, las campesinas y los campesinos de la Patria-, fortaleció sus convicciones revolucionarias, defendiendo frente a cada arremetida del peligroso vecino del norte, el proyecto de transformaciones profundas propuesto por el líder histórico de la Revolución Bolivariana; hoy bajo la conducción del compañero Presidente Nicolás Maduro.

Por supuesto, ello no significa que se resolvieron los problemas propios de la lucha de clases presentes en la sociedad; y que el camino de allí en adelante haya sido llano y sin tropiezos. Sabemos que no ha sido así, y que nuestro Pueblo, con un alto grado de organización y consciencia, ha venido enfrentando diversos obstáculos, entre los cuales están las situaciones generadas en el país después del resultado de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015.

De allí que, ante un previsible escenario de continuidad de la agresión gringa, y a pesar de lo mucho que hemos avanzado hasta ahora; necesario es seguir fortaleciendo nuestra consciencia del deber social, a objeto de que no tengan cabida alguna las deserciones, las divisiones y los antivalores con los que las fuerzas contrarevolucionarias pretenden debilitar a ese Pueblo organizado y consciente; que seamos capaces de derrotar definitivamente el egoísmo, el individualismo y el reformismo; y de blindarnos frente a la brutal campaña antibolivariana desatada por las grandes corporaciones mediáticas mundiales.

Toca, además, fortalecer el rol del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y del Gran Polo Patriótico; y, de manera particular, de las y los dirigentes de la revolución, en la orientación y la formación debida del heroico y patriota Pueblo venezolano. El papel de la vanguardia revolucionaria, que orienta, dirige y aprende en la práctica conjunta; es clave.

En definitiva, resulta necesario aprovechar la coyuntura que estamos viviendo, ante la feroz arremetida del imperio, para continuar consolidando nuestro movimiento cívico-militar, cada vez más enraizado en el ideario bolivariano y chavista. Es el momento de actualizar permanentemente nuestro plan estratégico para cambiar la sociedad heredada, en lo teórico y en el programa de acción socialista; para que hierva con más fuerza la sangre rebelde en nuestras venas y consciencias. Apliquemos, con todo lo que signifique, las tres “R” al cuadrado que nos legó el Comandante Chávez; en cuya defensa de su legado siempre Venceremos.

 

Grupo Lima GATINEAU: TRUDEAU NO AL Grupo LIMA

 

LLAMADO URGENTE A PROTESTAR ESTE 20 DE FEBRERO

¡EN CONTRA DEL “GRUPO DE LIMA”

El 20 de febrero, en Gatineau, Quebec, el gobierno de Trudeau será anfitrión de otra reunión del “Grupo de Lima” anti-Venezuela. 

 

Esta reunión tiene lugar justo después de la  visita a Ottawa de Juan Guaidó, el autoproclamado “presidente provisional” de Venezuela, donde fue recibido calurosamente por la Primer Ministro Justin Trudeau y el Ministro de Relaciones Exteriores, François-Philippe Champagne. 

 

El “Grupo de Lima” es el grupo de Trump de Estados de derecha pro-fascistas de América Latina, incluyendo entre otros al gobierno de Bolsonaro en Brasil, a los líderes del golpe de Estado en Bolivia y a la ultra-derecha del régimen de Iván Duque en Colombia. El Grupo de Lima ha venido coordinando la estrategia de cambio de régimen contra el Gobierno debidamente elegido de Venezuela, bajo la tutela de Washington. 

 

La guerra política, económica, mediática y militar contra Venezuela y su pueblo ha incluido: (1) La imposición de sanciones punitivas −un bloqueo eficaz− contra Venezuela en un intento por paralizar la economía nacional, causando indecibles sufrimientos y muerte de la población civil; (2) La campaña para aislar a Venezuela internacionalmente, el embargo de sus activos en el exterior, de embajadas y consulados en el exterior; (3) La organización y financiación de Guaidó y de la llamada “oposición” al interior del país, incluyendo su intento (fallido) de golpe de Estado del 30 de abril de 2019; y (4) Proferir amenazas apenas veladas de  agresión militar directa contra el Estado soberano de Venezuela. Todas estas acciones constituyen una violación flagrante del derecho internacional y de las Cartas de la ONU y la OEA.

 

El activo papel intervencionista de Canadá como aliado de Estados Unidos en esta campaña criminal contra la soberanía de Venezuela es escandaloso e inaceptable. Los mismos círculos dominantes en Canadá que están llevando a cabo esta agenda imperialista son igualmente responsables de las agresiones domésticas anti-democráticas, la imposición de una opresión colonial contra las protestas de la Primera Nación Wet’suwet’en y contra los derechos de los pueblos indígenas en otros lugares de Canadá, de los ataques a los maestros en Ontario y los  derechos sindicales en general, y de continuar su ofensiva austeridad pro-corporativa contra los  programas sociales y las condiciones de vida de la población en general. Con estos antecedentes −en casa y en el extranjero− Canadá no merece el escaño en el Consejo de Seguridad de la ONU que está buscando el gobierno de Trudeau.

 

Por estas razones, instamos a todos los grupos y comités de paz y solidaridad, así como a las organizaciones democráticas y progresistas de trabajadores, a movilizarse para protestar en todo el país el 20 de febrero para condenar la cumbre del Grupo de Lima y exigir al gobierno de Canadá que retire sus sanciones unilaterales e ilegales contra Venezuela, cese su apoyo al cambio de régimen y ¡se retire YA del grupo de Lima!

 

Los grupos locales de la región de la Capital, con el apoyo de Quebec y del Sur de Ontario, se están preparando para realizar una gran protesta ese día en Gatineau. Estamos instando igualmente a grupos y particulares interesados en organizar acciones locales −incluyendo protestas y plantones en las oficinas de la circunscripción Liberal de los Miembros del Parlamento− en solidaridad con la protesta de Gatineau del 20 de febrero. Les instamos a que en los próximos días puedan ser planeadas acciones en muchos centros de todo el país para exigir:

 

¡Grupo de Lima, fuera de Canadá! ¡Canadá, Fuera del Grupo de Lima!

¡Poner fin YA a las sanciones contra Venezuela!

¡Restablecer plenas relaciones diplomáticas con Venezuela!

¡No a la complicidad de Canadá con Washington en la campaña de cambio de régimen en Venezuela!

¡NO a la intervención en Venezuela!

 

Organizaciones que apoyan este llamado: Asociación de Vancouver de amistad Cuba-Canadá (Canadian Cuban Friendship Association-Vancouver), Congreso canadiense para la paz (Canadian Peace Congress), Coalición de Hamilton para detener la guerra (Hamilton Coalition to Stop the War, HCSW), Frente de Vancouver para la Defensa de los Pueblos – Hugo Chávez y Defendamos La Paz international- Ottawa/Gatineau.

 

Maduro Personalidad Internacional 2019

Me uno a Al Mayadeen de Líbano, Iroel Sánchez de Cuba, y a todos las repercusiones muy positivas en el mundo, a su elección del presidente Nicolás Maduro como personalidad internacional del año.


En 2019, tanto en el oeste capitalista, como en Canadá, como en América Latina / Caribe, la presión para abstenerse de criticar a Israel por temor a ser etiquetado como “antisemita” ha sido más viscosa que nunca.  Sin embargo, resistiendo todas las presiones oportunistas para abandonar Palestina, Maduro y la Revolución Bolivariana se mantuvieron firmes en apoyo de Palestina y contra el régimen asesino del apartheid israelí.

A lo largo de 2019, el presidente Maduro ha liderado con éxito la resistencia histórica del heroico pueblo bolivariano contra una de las guerras personales / políticas / económicas / paramilitares / mediáticas más viscosas de la historia reciente, dirigida por las fuerzas combinadas de los EE. UU., El Cartel de Lima  y gran parte de Europa.


No solo esto, sino que en el transcurso de esta resistencia, Venezuela ha logrado muchos objetivos sociales, como el 26 de diciembre cuando el milagro de entregar al pueblo vivienda número 3 millones, uno de los objetivos de Hugo Chávez.

Esta lucha épica también es conocida y admirada en el Medio Oriente, una de las razones para la decisión de Al Mayadeen.